0
La motivación

Ideas para motivar a un niño con Altas Capacidades

 

A menudo, los padres de los niños con altas capacidades se sorprenden y preocupan cuando sus hijos obtienen unos resultados académicos bajos. El problema puede proceder de la falta de motivación. Normalmente estos niños suelen moverse por una motivación intrínseca, es decir, que los castigos y las recompensas no les funcionan. Son niños a los que cuesta motivarles. Montserrat Romagosa, en su libro “Necesidades Emocionales de los niños con altas capacidades”, nos ofrece las siguientes ideas:

 

Llenar sus intereses.

Averiguar cuáles son las cosas que le gustan más. Una vez averiguado, es necesario montar un plan para trabajar en ello. Imaginemos que le gusta la música tecno, tendremos que buscar por ejemplo y dependiendo de la edad, por su puesto, un concierto de música de su estilo o una web donde solo se hable de su grupo favorito. Si le gusta leer, busca una biblioteca espectacular o una librería-café en donde pueda disfrutar mirando estanterías u hojeando sus libros favoritos.

 

Ofrecerle nuevas ideas.

No siempre vamos a hacer lo que nos gusta porque entonces entraríamos en la obsesión y cerraríamos muchas puertas al nuevo conocimiento. Descubrir oficios, museos, calles, juegos, es un aliciente fantástico, pero hay que tener en cuenta que los niños solos no lo suelen hacer.

 

Los objetivos a corto plazo y los premios.

Cuando los niños se encuentren con una tarea compleja o difícil, hay que demostrarles que se puede trabajar dividiéndolo en varias partes. De esta manera conseguiremos diversos objetivos a corto plazo y eso motiva mucho más.

 

Acostumbrarles a controlar el tiempo.

Muchas veces el tiempo en sus cabezas desaparece, no hay que olvidar que son niños que siempre están dispuestos a descubrir y aprender, por lo tanto puede ser que se hayan entretenido en miles de cosas y que se les pase el tiempo de una forma inevitable.

Cuando están en la etapa de Educación Primaria eso suele no tener tanta importancia como cuando están en la Secundaria o incluso en la Universidad. Tienen que gestionar y administrar su tiempo porque pueden tener serios problemas a la hora de entregar las tareas o de aprender y memorizar algún conocimiento.

 

Hablar positivamente de sus logros.

Están acostumbrados a obtener buenos resultados que todo el mundo espera. Hay que reconocer verbalmente su esfuerzo. No se puede decir nunca: “lo podrías haber hecho mejor”.

 

Ayudarle a tomar el control.

No podemos atribuir siempre los éxitos a nuestros esfuerzos y los fracasos a los errores de los demás.

 

Mantener una actitud positiva hacia la escuela.

Culpabilizar a la escuela de todos los problemas solo permitirá al niño evitar su responsabilidad.

 

Ayudarle a hacer conexiones entre el trabajo escolar y sus intereses.

Aplicar los conocimientos en la vida real es imprescindible.

 

Haga que sus tareas se asemejen a un juego.

A estos niños les encantan los retos. Haga de sus actividades una situación lúdica, llena de retos y metas.

 

Hay que tener en cuenta que la motivación no estará siempre dentro del ámbito escolar.

Puede estar motivado para montar una web o concursar en una partida de ajedrez online.

 

 

PARA SABER MÁS:

Las-necesidades-emocionales. Montserrat Romagosa

Las-necesidades-emocionales. Montserrat Romagosa

Agregar comentario: