2
Trabajar las AACC en el aula

Los niños de altas capacidades tienen unas necesidades educativas especiales

Hoy en día las clases están divididas por edades, pero, como es normal, no todos los niños de la misma edad tienen la misma capacidad para enfrentarse al aprendizaje curricular marcado para el curso. Algunos niños tienen unas necesidades educativas especiales, porque tienen unas dificultades de aprendizaje concretas. Otros, en cambio, tienen una capacidad intelectual muy superior a la media. Esta mayor capacidad les confiere unas características diferentes al resto de los niños de su edad y por tanto unas necesidades educativas también especiales. Esto quiere decir que por más que el sistema educativo diga que los niños deben aprender a leer con 5 años, habrá niños que lo hagan con 4 y otros con 7, porque cada niño tiene su ritmo, como es natural, que debería ser respetado.

Aunque muchos no lo saben, las necesidades educativas especiales reconocidas en la legislación española no sólo se producen cuando un niño tiene mayores dificultades que el resto de sus compañeros para acceder a los contenidos del curso. También hay necesidades educativas especiales cuando un niño tiene una mayor capacidad intelectual que el resto de sus compañeros.

En el año 1994, la Asamblea del Consejo de Europa recomendó la necesidad de reconocer a los niños superdotados lo antes posibles. Unos años después, en el año 2002, la LOCE indicaba, en su artículo 43, que “los alumnos superdotados intelectualmente serán objeto de una atención específica por parte de las Administraciones educativas”. Además, “con el fin de dar una respuesta educativa más adecuada a estos alumnos, las Administraciones educativas adoptarán las medidas necesarias para identificar y evaluar de forma temprana sus necesidades”. En 2006, la LOE hablaba en sus artículos 76 y 77 de que las CCAA establecerán las normas para flexibilizar la duración de cada una de las etapas del sistema educativo para los alumnos de AACC”. Mientras que la LOMCE, en 2013, propone ya planes de actuación para el desarrollo de las altas capacidades, así como programas de enriquecimiento curricular adecuado a sus necesidades.

Según afirma María del Carmen Llata Martín, el alumnado superdotado, como estudiantes extraordinarios que son, precisan de una respuesta educativa adecuada a su diversidad, cualidades y características, en recursos, desarrollo, utilización de conocimientos, capacidades, competencias, destrezas y alicientes.

Sin embargo, lo cierto es que la gran mayoría de los profesores no han recibido la formación necesaria para dar una respuesta educativa apropiada a este tipo de niños. Necesitan herramientas y orientación. Por eso, Llata Martín, en su libro “Altas Capacidades en nuestro sistema educativo”, propone a los profesores una serie de principios, estrategias y orientaciones.

 

Fundamentos para trabajar con los niños de altas capacidades:

⇒ Partir de una planificación curricular que tenga en cuenta las necesidades educativas y que se sustente en la conexión con la realidad, que integre al alumno dentro del proceso educativo y que intente impedir el abandono escolar y cultural.

⇒ Una metodología que prepare y capacite al alumno para la vida social, que tenga en cuenta la inteligencia emocional y el desarrollo de las competencias básicas.

 

Principios de enseñanza para niños de altas capacidades:

  • Acordar y fijar objetivos curriculares adecuados.
  • Crear programas de trabajo que beneficien la diferenciación de diversos niveles curriculares.
  • Asegurar actividades de aprendizaje provechosas, útiles, modificadas y ajustadas a sus intereses
  • Diseñar y fomentar distintas técnicas de investigación.
  • Promover actividades para el desarrollo de la creatividad.
  • Emplear el desarrollo cognitivo como técnica de mejora del proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • Posibilitar la implicación de la familia en el proceso global de sus hijos.

Teniendo en cuenta que cualquier medida pensada y tomada no sólo se destinará al alumnado con altas capacidades, sino que favorecerá al grupo, Llata Martín presenta también algunas estrategias metodológicas que se deben tener en cuenta en el proceso de enseñanza y aprendizaje del alumnado de altas capacidades.

 

Estrategias metodológicas:

  • Impulsar y favorecer un ambiente favorable en el aula, es decir, conservar un clima cordial y afable dentro del aula.
  • Partir del nivel de desarrollo del alumnado, de sus nociones previas y favorecer el aprendizaje significativo (que tenga un significado para el niño).
  • Propiciar el aprendizaje cooperativo.
  • Crear actividades participativas: proponiendo dudas, presentando trabajos desafiantes que incluyan las distintas áreas curriculares…
  • Impulsar la autonomía del aprendizaje, reduciendo la utilización de procedimientos transmitidos, transformando los papeles docente-alumno.
  • Estimular e incitar hacia la materia de aprendizaje, conociendo las finalidades del aprendizaje.
  • Promover el empleo de las TIC, teniendo en cuenta sus características e intereses.
  • Impulsar la biblioteca del aula y/o del centro.
  • Mejorando la utilización de fuentes de información, no limitándose solo al libro de texto como único documento de información.
  • Potenciar la comunicación, tanto oral como escrita, de lo aprendido.
  • Aplicar la evaluación formativa, creando situaciones de autorregulación, potenciando la autoevaluación
  • Cambiar la organización del aula y adaptar la duración de las fases de trabajo para favorecer el trabajo independiente del alumnado con altas capacidades.

 

Evaluación del alumnado de altas capacidades:

  • La valoración estará basada en su situación de partida.
  • Estará centrada en la observación, no únicamente en los exámenes.
  • Se potenciará la autoevaluación.
  • Se considerarán los progresos logrados, considerando y reconociendo los objetivos conseguidos y los resultados alcanzados.

 

Función de los docentes:

  • Establecer las condiciones necesarias para el impulso y fomento de la autoestima.
  • Estimular el pensamiento divergente, favoreciendo la indagación y el deseo de saber, la imaginación, la creatividad, aceptando fallos y equivocaciones, alentando el desarrollo y exposiciones de objetivos y planes, ideas…
  • Transferir y difundir admiración, huyendo del autoritarismo.
  • Programar teniendo en cuenta las carencias del alumno, realizando los cambios necesarios y teniendo en cuenta los intereses de los niños.
  • Estar dispuesto a atender las opiniones, juicios, ideas y planteamientos de los alumnos.
  • Facilitando la independencia y la libertad de estos alumnos, y haciendo posible su singular forma de trabajar.

 

PARA MÁS INFORMACIÓN:

 

FOTOGRAFÍA:

www.pixabay.com

 

CC0 Public Domain

Gratis para usos comerciales
No es necesario reconocimiento
2 comentarios:
  • Davinia

    Dónde existe ese colegio?

    • Altascapacidadesytalentos

      Hola Davinia. Desgraciadamente no se trata de ningún colegio. El artículo expone algunos principios, fundamentos y estrategias para ayudar a los profesores que quieren atender a los niños de altas capacidades en el aula y no saben como. ¡Ojalá hubiera un colegio que llevara a cabo estas ideas, explicadas por María del Carmen Llata Martín en su libro “Altas Capacidades en nuestro sistema educativo”!

Agregar comentario: