1
Mujeres muy inteligentes

Las mujeres también son brillantes, inteligentes y exitosas

A lo largo de la historia hay más hombres que mujeres que han destacado en el aspecto intelectual, sobre todo en el ámbito científico y tecnológico. También es un hecho que actualmente hay más superdotados hombres que mujeres identificados. Sin embargo, no hay ningún estudio concluyente de calidad que indique que hay más superdotados varones, ni tampoco que los hombres sean más inteligentes que las mujeres.

La especialista en identificación y orientación de superdotados, Maite Garnica, asegura que en su gabinete recibe una niña por cada diez niños. Según afirma, muchas familias numerosas acuden a realizar las pruebas a los chicos, pero no piensan que las chicas también lo sean. Sin embargo, en la mayoría de los casos, cuando se hacen las pruebas, ella también lo es.

En realidad, este es un problema de fondo, con más raíces de las que aparenta.

 

→ “Las niñas empiezan a dudar de sus capacidades intelectuales desde los 6 años”.  

Según un estudio publicado recientemente por la prestigiosa revista científica Science, los estereotipos comúnmente extendidos que asocian un alto nivel de habilidades intelectuales con los hombres más que con las mujeres, desalientan a las mujeres a la hora de elegir carreras más prestigiosas o consideradas más complicadas.

Pero el origen del problema es más profundo de lo que parece, ya que según este estudio, las niñas empiezan a dudar de sus capacidades intelectuales desde los 6 años, justo cuando comienza la educación reglada en los colegios. Este estudio concluye que los estereotipos de género asociados a las habilidades intelectuales aparecen en los niños/as muy pronto y ejercen una importante influencia en sus intereses y motivaciones.

Estas creencias arraigadas desde la infancia limitan sus competencias futuras.

 

¿En qué consistió el estudio?

El estudio, publicado el pasado día 27 de enero por la citada revista, fue realizado a un grupo de 400 niños y niñas de entre 5 y 7 años. En la primera parte se contaba a los niños una historia de una persona considerada “muy, muy inteligente”. Después, se les mostraba cuatro imágenes (dos de hombres y dos de mujeres) y se les pedía que identificaran al protagonista de la historia con una de las imágenes. Todas las personas de las fotografías vestían de forma profesional, aparentaban la misma edad y parecían igualmente felices.

A los 5 años, los niños de ambos sexos tendían a asociar a esta persona “muy muy inteligente” con su propio género, de forma que las niñas eligieron una mujer y los niños un hombre. Sin embargo, las niñas de 6 y 7 años las niñas fueron menos propensas a elegir mujeres, mientras que los niños de esa edad siguieron eligiendo a varones para protagonizar la historia propuesta.

La segunda parte del estudio presentaba a los niños dos juegos, uno descrito como una actividad “para muy, muy inteligentes” y la otra para aquellos que “se esfuerzan mucho, mucho”. A los cinco años, los pequeños de ambos sexos mostraban el mismo interés por el juego para “muy, muy inteligentes”, mientras que a los 6 y 7 años, la mayor parte de las chicas preferían la otra actividad.

Según explicó el experto codirector de este estudio, Andrei Cimpian, en declaraciones a la agencia de noticias AP recogidas por el diario Clarín, no había nada diferente en el juego descrito como para “muy, muy inteligentes” que pudiera hacerlo menos atractivo para las chicas, la única diferencia era la descripción.

 

Conclusión

Los autores de este estudio sostienen que “estos estereotipos disuaden a las mujeres de aspirar a muchas carreras prestigiosas, motivo por el que las mujeres están menos representadas en campos cuyos miembros atesoran un mayor prestigio social”.

Cimpian afirma que todavía no está claro de dónde vienen estos estereotipos, pero padres, maestros y medios de comunicación son sospechosos. Lo que es evidente es que deben tomarse medidas para que estos estereotipos y prejuicios no arruinen las aspiraciones profesionales de las niñas.

Rebeca S. Bigler, colaboradora de Cimpian en el estudio y profesora de psicología de la Universidad de Texas, en Austin, sugiere que los estereotipos podrían desarrollarse en los primeros cursos de la escuela, cuando los estudiantes conocen a científicos, compositores y escritores famosos, los “genios” de la historia, que en su mayoría son hombres. En este sentido, Bigler propone combinar esta información con la explicación de que en aquellas épocas “se crearon leyes específicas para impedir que las mujeres se convirtieran en grandes científicas, artistas, compositoras, exploradoras y líderes…”. Así, propone Bigler, “los niños y niñas serán más propensos a creer en su propio potencial intelectual”.

 

En España

Este estudio se ha desarrollado en Estados Unidos, pero en España también hay algunos a este campo. Concretamente,  un estudio financiado por el Instituto de la Mujer entre enero de 2005 y diciembre de 2007, expone que “las mujeres, en general, se presentan a carreras profesionales más infra-desarrolladas que las de los varones, al estar afectadas, no sólo por factores externos (socio-laborales) sino también por las propias autolimitaciones y factores psicológicos”.

Este estudio expone, entre sus conclusiones, que “las mujeres se sienten, en general, menos competentes que los varones en las distintas dimensiones estudiadas para desarrollar su carrera”.

 

PARA SABER MÁS:

 

1 comentario:
  • Juan Corrales Tejada

    Creo simplificar la cuestión, exponiendo mi criterio personal, de que las niñas están sugestionadas y autominimizadas ; por que es lo que están mamando desde el principio de los ” Tiempos” ¡ Una verdadera lástima! Esperemos que este tabú desaparecca..

Agregar comentario: