24
La personalidad del superdotado

Una forma de “estar en el mundo”

Ser superdotado es un componente de la personalidad. Para florecer, esa personalidad tiene necesidades simples pero enormes e ineludibles de comprensión, amor, benevolencia, valoración, etc… Este alimento afectivo condiciona la construcción de una autoestima sólida.

Jeanne Siaud-Facchin, psicóloga especialista en superdotación, considera que la cuestión del adulto superdotado es quizá aún más delicada de tratar que la del niño superdotado. El adulto superdotado a menudo necesita de tanta ayuda como el niño superdotado, ya que aún mantienen esas necesidades especiales psicológicas, sociales y emocionales, que están relacionadas con su elevada inteligencia y no siempre se desarrollan durante la infancia. Tienen una forma de “estar en el mundo” que los distingue de sus semejantes. Sin embargo, raramente son reconocidos como individuos de características especiales.

¿Demasiado Inteligente para ser feliz?

Jeanne Siaud-Facchin

 

En su libro “¿Demasiado inteligente para ser feliz?”, Siaud-Facchin afirma que aunque admitamos que el niño superdotado puede mostrar ciertas aptitudes particulares, resulta bastante más difícil aceptar que algunos adultos conserven un comportamiento singular que los distingue. Ellos mismos lo perciben -sin saber nombrarlo- y los demás lo sienten, pero lo atribuyen a un rasgo de carácter, a una originalidad, a una personalidad “marginal”, “rebelde” o demasiado sensible.

El exceso de inteligencia es un arma de doble filo: hace sufrir, pero a pocos se les ocurre compadecer a quien sufre por esta causa, salvo que ellos mismos aprendan a manejar sus peculiaridades. Al contrario, en ocasiones suscita celos y agresividad, magnificando así el sufrimiento.

 

Sobreexcitabilidad de Dabrowski

Dabrowski descubrió que las personas con mayor “potencial de desarrollo”, procedente de una mayor reactividad de su sistema nervioso que llamó sobreexcitabilidad, poseían una mayor conciencia y entendimiento de la propia extensión de la vida, pero este gran potencial, también les predisponía a crisis personales y emocionales. Por este motivo, el número de adultos superdotados con la vida hecha añicos y que padecen un sufrimiento psicológico severo es elevado.

La capacidad de ver más allá de la mayoría, y la capacidad de sentir sentimientos y pensamientos de introspección de manera inmediata y espontánea, pueden llevar a los adultos superdotados a sentirse desconectados, separados y diferentes de los demás; salvo cuando se encuentran dentro de su grupo de referencia, tanto en trabajos, como amistades y ocio.

Según Siaud-Facchin, se trata de personas singulares con una forma de pensamiento, un modo de razonamiento, una manera de percibir, comprender y analizar el mundo diferente, una sensibilidad exagerada, una emotividad desbordante, una necesidad de saber y dominar irreprimible, una receptividad emocional intensa, una necesidad incesante de cuestionarlo siempre todo, una lucidez aguzada que pocas veces les deja en paz y una íntima convicción de ser inútiles aunque los demás los consideren inteligentes.

“El superdotado no puede desconectar el rayo láser que lo habita, que funciona sin descanso. (…) Todos los adultos superdotados explican lo doloroso que resulta sentirse invadido por esta percepción ampliada del mundo. (…) Semejante lucidez debilita el equilibrio vital y nos hace preguntarnos incesantemente sobre el sentido de la vida. Pero también supone ponerlo todo en tela de juicio a cada momento”, afirma Siaud-Facchin.

De hecho, los psicólogos James T Webb y Eric Maisel descubrieron que las personas altamente superdotadas y creativas eran particularmente vulnerables a la depresión existencial. Sin embargo, el lado positivo es que también tienen una mayor capacidad para rehacerse y salir de ella que las personas con un CI medio, ya que tienen una menor incidencia de suicidio. Además, según un estudio de la Universidad de Cambridge, las personas con un CI elevado tienen síntomas menos graves y una mayor capacidad de adaptación (¹).

 

El cerebro superdotado

Tal y como afirman las especialistas Nicole Tetreault, Joanna Haase y Sharon Duncan, en su artículo The Gifted Brain, está demostrado que las áreas cerebrales esenciales para procesar información emocional están expandidas en los individuos superdotados. Los cerebros superdotados tienen una mayor cantidad de materia gris, que es la responsable de registrar la información, así como un aumento de las vías de materia blanca, que se ocupan de la transferencia de información, en comparación con el resto de la población. La expansión y la conectividad mejorada de la corteza cingulada anterior y la frontal podrían explicar el intenso impulso para satisfacer la curiosidad intelectual. Esta expansión y mayor conectividad también pueden explicar por qué los individuos superdotados parecen usar la información emocional de manera diferente y por qué la información emocional impregna todas las áreas del funcionamiento intelectual. También puede explicar la frecuencia con la que los individuos con CI elevado experimentan respuestas emocionales aumentadas, incluyendo depresión y ansiedad.

Tetreault, Haase y Duncan sostienen que es muy importante que se comprendan las diferencias basadas en la fisiología de los superdotados, para que no sigamos patologizando el comportamiento atribuible a la superdotación y prescribiendo equivocadamente tratamientos que podrían socavar el desarrollo físico y psicológico esencial para la capacidad de un individuo superdotado de vivir una vida completa y significativa.

Ser superdotado es un componente de la personalidad, no una patología. En cambio, el sufrimiento del superdotado, aunque pueda revestir las formas clásicas de trastornos psicológicos, no puede abordarse de la misma manera.

La personalidad del superdotado es, como dice Siaud-Facchin, “una fuerza frágil”. Para florecer, esa personalidad tiene necesidades simples pero enormes e ineludibles de comprensión, de amor, de benevolencia, de valoración, etc… Este “alimento afectivo” condiciona la construcción de una imagen de sí mismo positiva y de una autoestima sólida.

 

 

© Ana Díaz

Periodista. @anai_dj

 

PARA SABER MÁS:

(¹) Estudio citado en el libro ¿Demasiado inteligente para ser feliz?, de Jeanne Siaud-Facchin. Pág. 200.

 

 

Fotografía: www.pixabay.com

CC0 Public Domain

Gratis para usos comerciales

No es necesario reconocimiento

24 comentarios:
  • EMMA

    A veces no es suficiente con leer libros, a veces es necesario poder encontrarte con personas que son como tú para sentirte comprendido y aceptado.

    • Altascapacidadesytalentos

      Tienes razón, Emma, pero aún entre los superdotados, cada uno es diferente. Conocerse a sí mismo es muy importante. Un saludo.

    • marina arzac

      Emma, por suerte existe MENSA. Googleando es internacional !

      • Lucas

        Hola como estas, si, es verdad existe MENSA pero claro es como dicen mas arriba, cada superdotado es distinto y si bien estar o entablar dialogo con pares de mensa es sumamente grato e infinitamente mas gratificante que intentar que el resto te entienda, aun asi hay un dos problemas, y es que cada uno tiene vivencias o experiencias distintas las cuales igualmente muchos superdotados pueden entenderse a pesar de ello, pues pueden ponerse en la piel del otro, la segunda quizás es mas complicada y es que dentro de los superdotados existe distintas capacidades y entre superdotados puede ocurrir la incomprensión que es generalizada con el entorno mundano diario. Desde mi punto de vista la superdotación es muy similar al mundo de los procesadores y su evolución, e leído alguna ves la comparación del Pentiun normal con el doble núcleo de un superdotado, habría que agregarle que no todos los superdotados son doble núcleo los hay triple, cuádruple y mas, y el poder de esos procesadores es distinto, Mensa como algunas asociaciones abarcan y acogen a los integrantes de ese mas 130 de IQ, pero no hay una profundización dentro de sus miembros sobre los diferentes niveles de CI, según entiendo es por ser iguales como hace referencia la mesa del rey Arturo en que se basa el nombre MENSA pero tal vez se comete el mismo error que comete la sociedad con los superdotados, tratar a todos como iguales en torno a las necesidades de las mayoría, y no atendiendo que hay una minoría que por ahí necesitan un apoyo o necesidades distintas y lo único que se obtiene es condicionar y desperdiciar grandes talentos nivelando para abajo…. Aclaro que digo esto como miembro de MENSA.

    • Neli

      Yo estoy de acuerdo con Emma. Conocerse a uno mismo té ayuda seguro, pero sobretodo a sobrellevar la soledad.
      Cuantas veces después de un debate político o cuando alguien te ha compartido un proyecto, has sentido ganas de trasmitir lo que esas ideas te han hecho pensar, y después de mirar a tu alrededor has desistido de compartir nada o peor lo has compartido para recibir como respuesta .- “Uff cuánta intensidad le pones a todo” Mi hijo de 11 años me dice a menudo que para él encontrar iguales lo más valioso

    • Daniel

      Hola Emma. Me encantaría poder hablar contigo. No puedo contar con nadie

    • Marcos

      M siento muy identificado con tu opinión. Hace poco a mi hija le diagnosticaron AACC y de repente comprendí todo lo q m pasaba como si hubiese encontrado el código de Matrix. Pero no encuentro el mundo y la gente q siempre he necesitado. M siento como un extraterrestre en un planeta q no es el mío.

  • Regina

    Mi hijo de 11 años tiene la característica de superdotado pero tiene otras características que le hacen sentirse muy feliz. Tiene amigos, es juguetón y ésto hace que no le de tanta importancia a su superdotación pero si tiene claro sus objetivos…hace deporte. música inglés y quizás lo que más le ayuda es que forma parte de un grupo de boyseskaut y le hace sentirse cerca de la naturaleza madre. Le da igual ir con niños pequeños o grandes y adultos. pero si que respeta la forma de pensar del otro y pienso que es la clave. Lo más importante en mi familia es la parte emocional. porque si ésta no va bién la otra se derrumba. Es un opinión. Muchas gracias por el.artículo

    • Altascapacidadesytalentos

      Gracias a ti. Nosotros también opinamos que la parte emocional es lo más importante, más aún en los superdotados. Y, por supuesto, hay muchos, muchos superdotados felices que disfrutan de sus relaciones con los demás. ¡Claro que sí!

  • beto

    soy superdotado adulto y pase toda mi infancia sin saber que lo era. haces un repaso de todo lo que viviste y lo reelaboras a la luz de tu condicion y te
    explicas muchas cosas. saludos

  • Valeria

    Buscando información sobre hipersensibilidad hacia texturas, olores…encontré un texto que vincula estas características a la superdotacion. He leído varios artículos y me siento plenamente identificada con lo que exponen. Tengo 29 años, soy de Chile y quiero buscar ayuda para descubrir si es esto lo que me sucede.
    Alguien me podría dar orientación??

  • Antonio

    A los cincuenta años descubrí que era superdotado y la vida hecha añicos no pero grandes caidas que requirieron reconstrucciones. Lo peor la sensación de frustración al pensar que tu vida debería haber sido diferente y que no has llevado a cabo nada meritorio ni te has dedicado a las cosas que ahora te llenan..

  • Marisa

    ¿ Como se puede saber que un adulto tiene altas capacidades ?. Yo me veo muy reflejada en todas las caracteristicas fisicas y emocionales que reflejan pero de niña aunque me decian que era muy inteligente, nunca se me ha estudiado.

    • Altascapacidadesytalentos

      Hola Marisa. Si tienes interés en saberlo, lo mejor sería que acudieras a un psicólogo especialista en altas capacidades para realizar una evaluación completa. Un saludo.

  • Diogenez

    Ahora entiendo por que de pequeño me hacia preguntas tan complejas y sobre eso me preguntaba:¿ Sere el unico de mi edad que se pregunta esto?

  • Cleopatra Ravello

    A mi me pasaba lo mismo, hacia preguntas de adultos. Me sentia muy mal al ser diferente.

  • Manuel

    Tengo 44 años y me siento profundamente identificado con los rasgos de carácter descritos. No obstante, si bien siempre he destacado bastante en términos de inteligencia global, no tengo ninguna habilidad especial, es decir, no soy un genio de las matemáticas, carezco de oído musical y no soy brillante en nada en particular sino en la capacidad de análisis de las cosas en general. Podría decirse que soy bueno en casi todo pero no soy extraordinario en nada. No puedo dejar de pensar que en realidad soy un imbécil inadaptado en un mundo absurdo. La falta de motivación es un lastre insufrible en mi cotidianidad y efectivamente me irrita profundamente la mediocridad y la imperfección en general. Demasiado tarde para mi, me temo.

    • Altascapacidadesytalentos

      Nunca es demasiado tarde, Manuel. Un día todos moriremos; pero los demás días, no. Mientras hay vida, siempre se puede… Gracias por tu comentario. Un saludo.

    • luis carmona

      Manuel somos almas gemelas.

  • Marta

    Gracias por este artículo. Para aquellos que se preguntan cómo saber si tienen estas capacidades, es muy sencillo. Estas capacidades no se tienen, se sufren. Si al leerlo saltas en lágrimas de pena por tí mismo, y alivio a la vez, si lloras un minuto, y después estás tranquilo porque has encajado algo para mejorar tus debilidades. Y sino, lo que usted tiene, es ego.
    Si al cumplir 30 años, has vivido ya más experiencias que mucha gente en su vida entera. Si con menos de 30 años, has sido de los mejores del mundo en algo y tienes un título físico que pueda avalarlo, pero también te has planteado tu existencia entera y has sufrido depresión, perdiendo todo lo que conseguiste, pero nunca jamás con tendencias suicidas, nunca, simplemente sabiendo que había algo que tenías que entender y cambiar para avanzar. Si has visitado a varios psicólogos a lo largo de tu vida, acudiendo a ellos como “profesores” para aprender y cuestionándoles con escepticismo.
    Si tienes al menos un título universitario y un par de carreras universitarias más empezadas.
    Si has tenido varias vocaciones, varias carreras potenciales profesionales, y has vuelto a empezar de cero varias veces en tu vida en busca de una gran ambición.
    Si tienes tu propia visión de cómo sería el mundo perfecto, desde el punto de vista del equilibrio científico y la evolución de la vida, pero los demás te dicen que eres “muy radical” cuando tú sabes que están cayendo en su propio egocentrismo humano y los errores de su propia psicología humana.
    Y cuando a pesar de todo esto, tienes altibajos, y te planteas si mereces la pena como persona, y eres consciente que debes cultivar tu autoestima porque es tu debilidad.
    Cuando tus grandes capacidades y talentos como profesional, te provocan ansiedad, y eres consciente que unos días podrás concentrarte, y otros días, las emociones te sobreexcitarán y la única manera de calmarlas es desconectar y no hacer literalmente nada.
    Cuando tienes pocos buenos amigos que consideras emocionalmente inteligentes y equilibrados.
    Cuando hablar de chorradas banales con desconocidos es algo que sólo puedes hacer borracho. Y cuando, una parte de tí nunca dejará que te emborraches hasta perder el control. Sin embargo, observar cómo se relacionan los demás, analizando sus gestos no verbales es interesante.
    Cuando te motiva mucho comunicarte con otras especies y entenderlas.
    Y cuando, a pesar de saber que eres una bella persona, no te aguantas a tí mismo.

    Por todo ello, no es una capacidad que un padre que lea esto, pueda buscar o no en su hijo/a. Un padre nunca debe proyectar en su hijo sus deseos de ego en desear que su hijo sea “mejor”. No es algo que el padre deba solucionar, porque sólo conseguirá empeorar las cosas. Los padres que lean este articulo, seguramente lo hagan en una fase “mala” de su hijo, cuando su hijo ha sido muy bueno en algo y después tiene depresión, ansiedad, trastorno alimenticio, y el padre no reconoce a su propio hijo. En estos casos, mi consejo a los padres es, paciencia y naturalidad. Si realmente es inteligente, su hijo aprenderá a salir sólo de sus propios problemas. Su “autodestrucción” es un daño colateral temporal en un proceso de entender el mundo que lo rodea y de entenderse a sí mismo.

    • Altascapacidadesytalentos

      Gracias a ti, Marta, por compartir tu experiencia y tu visión particular en nuestro blog. Un saludo.

    • Lucas

      Entiendo y veo que varias de las cosas que mencionas son propias de poseer esas capacidades, principalmente una oración, la primera … “que es algo que se sufre”, luego el resto lo veo como tu experiencia personal y que te estas describiendo a ti misma, y debido a eso, podría decirte que debo felicitarte pues has logrado luchar contra ese sufrimiento y desarrollarte en la vida… pero contrario de lo que dices opino que hay mas superdotación en las sombras que las que están detrás de un titulo… pues no hay que confundir altas capacidades y superdotación… ahora si te referías a las personas con alta capacidad o brillantes ahí te doy la razón… pero lo del sufrimiento y cuestionamiento de la existencia, etc. es mas de la superdotacion por esa razón conteste.

  • Anonimo

    Tengo 26 años y solo hasta hace unos pocos meses después de leer mucha información en internet sobre las altas capacidades o dotación intelectual llegué a la conclusión de que soy superdotado. Y fue hasta ese momento que entendí y reconocí está situación, que pude comprender algunos episodios de mi vida y el porqué me he sentido solo durante tanto tiempo a pesar de tener muchos y muy buenos amigos, y el porqué no he podido encontrar una pareja con quién me sienta agusto a pesar de que he tenido varias novias. Solo recuerdo haber conocido algunas tres o cuatro personas a lo largo de mi vida con quiénes me he podido entender de tu a tu. Siempre la interacción es hacia abajo (en un contexto intelectual) con las personas que me rodean sean amigos o familiares y siempre trato de esconder mi capacidad para no hacer sentir mal a los demás o para que no piensen que soy engreído, por lo tanto es agradable leer sobre el tema y saber que hay otras personas alrededor del mundo con esta misma condición.

  • Lola

    Me siento muy identificada con todo esto…desde pequeña he sufrido por todo, incomprendida y solitaria, he buscado desesperadamente cariño y aceptacion…el ser tan inteligente me ha hecho infeliz…

Agregar comentario: