0
Confusión de diagnóstico: TDAH

Los profesores confunden las Altas Capacidades con el TDAH

 

Una investigación demuestra que los docentes confunden a los niños de altas capacidades con niños inatentos, dispersos o con déficit de atención. El estudio pone de manifiesto la falta de formación del profesorado, que es en quien recae la detección inicial de las altas capacidades.

 

La psicóloga argentina Paula Irueste ha llevado a cabo una investigación científica para determinar si los niños calificados por sus profesores como dispersos, inatentos y movidos presentan capacidades intelectuales diferenciales de las de su grupo de referencia. Durante su investigación, esta psicóloga se dio cuenta de que los docentes confunden a los niños con altas capacidades con los de niños dispersos y con déficit de atención.

Irueste afirma en su tesis que los niños de altas capacidades pueden presentar características similares a las manifestadas por los niños que sufren lo que hoy en día se conoce como Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH): elevada energía, distracción o desinterés, enfrentamiento con las figuras de autoridad y hasta fracaso académico. Por eso, los docentes que designan a estos alumnos como “dispersos o hiperactivos” contribuyen a la confusión y provocan su identificación como un posible caso de TDAH.

Esta psicóloga considera que una valoración diferenciada de la inteligencia, creatividad y motivación de los alumnos designados como dispersos o hiperactivos, así como la concienciación del cuerpo docente es muy importante para hacer una identificación correcta.

 

Los docentes reconocen no tener formación

Durante la investigación se realizaron 37 entrevistas con docentes de escuelas públicas y privadas, y alrededor del 85 % de los entrevistados manifestaron no tener formación en “educación especial”, lo que lleva a pensar que los educadores no poseen herramientas para diferenciar a niños con altas capacidades de los que sufren el llamado déficit de atención. De hecho, muchos maestros desconocían que ciertos niños podían tener altas capacidades.

Curiosamente, los padres de los niños designados presentaron puntuaciones más elevadas en los test de percepción de altas capacidades que los docentes.

En España, en el año 2003, el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid reconocía que “los padres son excelentes identificadores de sus propios hijos superdotados, ya que en el 70% de los casos la selección hecha es correcta”. Sin embargo, según los datos obtenidos en la Comunidad de Madrid, “los maestros identificaron tan sólo un 44% de los alumnos superdotados que estaban en sus clases (…) Además, identificaron como superdotados un altísimo número de alumnos -97%- que no lo eran”. Según el propio Defensor del Menor, “esto indica que los profesores no están suficientemente formados para identificar a los superdotados”.

La tesis de Paula Irueste fue publicada en el año 2012 por la Universidad de Córdoba. El estudio se llevó a cabo en 5 escuelas de esta ciudad argentina (2 públicas y 3 privadas). Se realizaron entrevistas semi-estructuradas a todos los docentes titulares de 1° a 3° de Primaria durante el periodo 2010-2011 (niños de 6 a 9 años de edad).

 

PARA SABER MÁS:

 

 

Fotografía:

Pixabay.com.

CC0 Public Domain

Gratis para usos comerciales
No es necesario reconocimiento

Comentarios cerrados