0
Características de las personas de Altas Capacidades

Las personas de Altas Capacidades se caracterizan por tener una forma diferente de ser y de comprender el mundo. Aprenden de forma diferente y sienten de forma diferente. Tienen emociones mucho más intensas.

Las Altas Capacidades van mucho más allá de tener un Coeficiente Intelectual (CI) elevado. Un niño de Altas Capacidades no sólo tiene una inteligencia muy superior a la media, sino una emotividad, motivación, personalidad, creatividad y temperamento que se desarrollan de forma completamente diferente a los del resto de niños de su edad.

Linda Kreger Silverman, psicóloga especializada en Altas Capacidades, asegura que “cuando se sabe qué buscar, el alto potencial de un niño aparece en los lugares más inesperados y se expresa de las formas más inusuales: un grafiti lastimero, una razón muy inteligente para no hacer los deberes, un chiste ingenioso, una pregunta fascinante, un juego de palabras, la concienzuda dedicación a una actividad, hacer las cosas de forma inusual, pintarlas del revés, una pasión que perdura, el valor de defender a los indefensos, la capacidad de mantener la calma en los momentos de caos. Todos estos son indicadores cualitativos de la alta capacidad”.

 

Algunas características de la Alta Capacidad

  • Gran curiosidad. La psicóloga estadounidense Leta Hollingworth (1886-1939) ya advertía en su libro “Los niños superdotados: su naturaleza y educación”, que estos niños, además de poseer un alto Coeficiente Intelectual, tenían, desde muy pequeños, un gran interés por los orígenes y el destino, siendo ello un síntoma destacado de agudeza intelectual: ¿quién hizo el mundo?, ¿de dónde venimos?, ¿dónde iremos tras la muerte?, ¿por qué venimos al mundo? A mayor Cociente Intelectual, antes desarrolla el niño una acuciante respuesta del universo.

 

 

  • Desarrollo asincrónico. Tal y como describió el psicólogo infantil especialista en superdotación Jean C. Terrasier, en 1994, en los niños de Altas Capacidades su evolución intelectual va por delante de su edad cronológica y su desarrollo psicomotor. Esto da lugar a las llamadas “disincronías”, que pueden generarles problemas emocionales y de relación con su entorno.

 

  • Aprenden rápido, cuando algo les interesa. En ocasiones, pueden aprender a leer sin apenas recibir ayuda. Muchos comienzan a hablar mucho antes que el resto de los niños.

 

  • Utilización del lenguaje: amplitud de su vocabulario, precisión de los términos que emplea, complejidad de la estructura de sus frases, etc.

 

  • Elevada comprensión de ideas complejas y abstractas.

 

  • Pueden desarrollar o elaborar ideas a un nivel no esperado.

 

  • Alta capacidad de observación.

 

  • Comportamiento sumamente creativo en la producción de ideas, objetos y soluciones a determinados problemas.

 

  • Calidad de sus preguntas. Pueden ser inusuales, originales, complicadas y/o llenas de madurez e intencionalidad.

 

  • Habilidad para diseñar estrategias sistemáticas y múltiples para resolver problemas.

 

  • Posibilidad de aprender con rapidez y facilidad cuando están interesados.

 

  • Rechazo de ejercicios y tareas de tipo repetitivo.

 

  • Presencia de habilidades de liderazgo.

 

  • Abanico de intereses muy variados y curiosidad por muchos temas.

 

  • Gran interés por experimentar y hacer las cosas de manera diferente.

 

  • Tendencia a relacionar las ideas o las cosas en formas que no son corrientes u obvias (pensamiento divergente)

 

  • Capaces de razonamientos abstractos y profundos a edades muy tempranas.

 

  • Agudo y desarrollado sentido del humor.

 

  • Imaginación inusual y/o vívida.

 

  • Gran capacidad de atención (cuando algo le interesa se abstrae de todo lo demás).

 

  • Excelente memoria.

 

  • Muy enérgicos.

 

 

PARA SABER MÁS

 

 

Fotografía:

Pixabay.com

CC0 Public Domain

Gratis para usos comerciales
No es necesario reconocimiento