3
Superdotación y TDAH

Superdotados y problemas de atención

 

Son muchos los alumnos superdotados que presentan problemas de atención en el colegio y, por tanto, características que pueden ser asociadas al controvertido Trastorno de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH o TDA). Estos niños pueden ser considerados dentro de un grupo denominado como “doblemente excepcional”.

Los integrantes de este grupo se caracterizan por presentar una superdotación combinada con otro fenómeno que, en alguna medida, resulta contrario, incongruente o negativo para el desarrollo de este potencial de aprendizaje. Así, podemos encontrar en este grupo doblemente excepcional alumnos superdotados con dificultades de aprendizaje, déficit sensoriales, desórdenes emocionales graves, deficiencias motrices e incluso deficiencias cognitivas.

 

Más del 10% de los superdotados tiene problemas de atención

Según afirma la psicóloga especialista en superdotación Jeanne Siaud Facchin, en su libro “¿Demasiado Inteligente para ser feliz?“, “casi una cuarta parte de estos niños son dispráxicos (dificultad de escritura y organización) o disléxicos, y más de un 10% tiene problemas de atención”.

En este sentido, Raquel Pardo de Santayana Sanz, de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid, nos habla en un artículo de la importancia de diferenciar las características propias de la superdotación de las del llamado TDAH.

Aunque Santallana considera que puede haber niños de altas capacidades que tengan TDAH, asegura que “uno de los mayores problemas cuando abordamos la existencia y situación de alumnos doblemente excepcionales caracterizados por la combinación simultánea de Superdotación Intelectual y Trastornos con Déficit de Atención e Hiperactividad es el estar totalmente seguros de que los síntomas asociados al TDAH que el alumno presenta suponen realmente un trastorno de esta gravedad y que no son simplemente fruto de su Alta Capacidad”.

Según reconoce esta autora, “algunas de las características que más habitualmente muestran los alumnos superdotados están en un límite difuso que puede llevar a confundirlas con los rasgos del TDAH. Principalmente, encontraremos estas similitudes cuando analizamos el comportamiento del alumno superdotado a la hora de enfrentarse a unas normas sociales y cuando esté inmerso en el proceso sistematizado del aprendizaje académico”.

Por ejemplo, la fuerte sensibilidad del sistema nervioso propia de los superdotados puede dar lugar a hiperactividad, distracción e inatención; y la profusa fluencia verbal puede provocar dificultad para reprimir el deseo de hablar y desarrollar hábitos de escucha. Cuando estas características negativas se manifiestan de forma excesiva, o muy notable, pueden ocasionar que se realice una detección de TDAH cuando en realidad únicamente responden al perfil de desarrollo del superdotado y no a la incidencia de un trastorno grave.

En este sentido, Santayana afirma que “debido al fuerte nivel de actividad que el alumno superdotado puede manifestar, es posible encontrar niños de alta capacidad con un diagnóstico de TDHA sin que el alumno presente realmente esta excepcionalidad”. Asimismo, recuerda que es importante tener en cuenta que los alumnos superdotados no muestran este tipo de problemas en todas las situaciones y sí pueden mantener una atención continuada y profunda en asuntos que son de su interés.

Además, el alumnado con altas capacidades tiene otras características que le diferencia:

  • Una habilidad superior para el razonamiento abstracto.
  • Una amplia variedad de intereses.
  • Fluidez verbal: con mayor cantidad y calidad de vocabulario que su media de edad.
  • Gran curiosidad intelectual.
  • Fuerte creatividad.

 

Respuesta educativa en caso de problemas de atención

En el caso de que se den ambas variables, alta capacidad y problemas de atención, Santayana recomienda que la respuesta educativa en el ámbito escolar se centre en generar un ambiente estimulante que promueva un mayor nivel de atención en el niño, al tiempo que se mantiene una supervisión constante y directa. También recomienda que el niño asista a talleres de enriquecimiento educativo y que el profesorado mantenga unas expectativas elevadas que favorezcan el “Efecto Pigmalion”.

Asimismo, esta autora insiste en la necesidad de abordar contenidos relevantes y significativos para el pequeño, la utilización de las nuevas tecnologías (que suelen ser de gran interés para este tipo de niños y facilitan su atención), la instrucción intensiva en habilidades organizativas y de estudio, y la realización de una terapia cognitiva que mejore el autoconcepto del niño.

En el ámbito familiar, recomienda mostrar también altas expectativas para favorecer el “Efecto Pigmalion”, estructurar la vida familiar de forma clara y sistemática y mantener una comunicación constante con la escuela, ofreciendo colaboración en caso de que sea necesario.

Por otra parte, Susan Baum, especialista en niños superdotados con dificultades de aprendizaje, ofrece las siguientes cuatro recomendaciones:

  • La atención debería centrarse más en la superdotación del niño que en su dificultad.
  • Los niños superdotados con dificultades de aprendizaje deberían tener un ambiente de apoyo que valore y aprecie sus capacidades.
  • Deberían enseñarles estrategias que compensen sus dificultades.
  • Los educadores deberían ayudar a sus estudiantes a que sean conscientes de sus capacidades y dificultades y afrontarlas.

 

 

© Ana Díaz. Periodista.

@anai_dj

 

BIBLIOGRAFÍA PARA SABER MÁS:

 

FOTOGRAFÍA:

www.pixabay.com

CC0 Public Domain

Gratis para usos comerciales 
No es necesario reconocimiento

3 comentarios:
  • Ana

    Hola Doctora como podria saber si mi hijo tiene esta “enfermedad” y en donde le podría realizar este tipo de estudio, vivo en estados unidos gracias

    • Altascapacidadesytalentos

      Hola Ana. Perdona, pero no entiendo a qué enfermedad te refieres. Un saludo.

  • Luciano Kuri

    Buenas noches Ana, gracias por tu artículo,muy interesante.Me topé con el googleando ya que me encuentro en la disyuntiva de que tengo superdotación además de TDAH, solo que la primera no está diagnosticada,pero hacer poco empecé a sospechar ya que me puse a investigar sobre el TDAH y no encontré algunas características de mi forma de ser que no concuerdan o no estarán dentro de las de alguien con TDAH, y investigando me di cuenta que es probable que tenga superdotación ya he tengo todas las cualidades que describís vos en este y otros artículos,saludos!

Agregar comentario: