0
La aceleración educativa

¿Qué es el Informe Templeton sobre aceleración educativa?

 

En mayo de 2003 se realizó una conferencia sobre aceleración en The University of Iowa con especialistas de todo EE.UU., financiada por la John Templeton Foundation. El objetivo fue buscar las mejores soluciones educativas para los alumnos de altas capacidades y establecer un consenso sobre qué información es la que deben tener las escuelas para escoger la opción más adecuada para cada alumno.

Fruto de esta conferencia se elaboraron dos volúmenes, conocidos popularmente como Informe Templeton, bajo el título “Una nación engañada: De qué forma las escuelas reprimen a los estudiantes más brillantes de los Estados Unidos”. El primer volumen, traducido al español, expone de forma sencilla las conclusiones a las que se llegaron, mientras que el segundo aporta los datos y explicaciones más amplias y técnicas que facilitaron la preparación del volumen I.

En él se desglosan hasta 18 tipos distintos de aceleración, que incluyen lo que en España conocemos popularmente como “saltarse cursos”, pero también adaptaciones curriculares, compactaciones, aceleraciones parciales por materias…  No obstante, el informe se centra en desmontar los mitos relacionados con las dificultades socioemocionales que suponen para los niños los diferentes tipos de aceleración.

Basado en una sólida investigación realizada a lo largo de los últimos 50 años, la conclusión final del Informe es que la aceleración funciona y se merece una mayor aplicación en la práctica de que la que ha tenido hasta este momento.

Sus autores, Nicholas Colangelo, Susan G. Assouline y Miraca U. M. Gross, han trabajado más de 100 años en el campo de la educación.

 

¿Qué es la aceleración educativa?

Según el Informe Templeton, “la aceleración es una intervención educativa que hace avanzar a los estudiantes a través de un programa educativo, a un ritmo más acelerado que el usual o a una edad menor a la típica”.

La aceleración significa equiparar el nivel, la complejidad y el ritmo del plan de estudios con la preparación y la motivación del estudiante.

La mayoría de los educadores no están familiarizados con las pruebas de investigación sobre los beneficios de la aceleración. Por eso, uno de los objetivos principales de este informe fue precisamente eliminar esta barrera y poner a disposición de todas las escuelas del mundo esta vasta investigación sin costo alguno.

La aceleración no significa presionar a un niño. No significar forzar a un niño a aprender material avanzado o a socializar con niños mayores antes de que esté preparado. La aceleración es una estrategia que respeta las diferencias individuales y reconoce el hecho de que algunas de estas diferencias merecen una flexibilidad en la educación.

 

Un reconocimiento de las diferencias individuales

Cuando los educadores confunden igualdad con uniformidad quieren que todos los estudiantes sigan el mismo plan de estudios al mismo tiempo. Sin embargo, según este Informe, “esta es una violación a la igualdad de oportunidades. Cerrar los ojos a las diferencias educativas que existen entre los niños no es democrático ni útil. Todos los maestros saben que los niños tienen diferentes necesidades académicas y sociales. La aceleración es un reconocimiento respetuoso de las diferencias individuales además de un medio para encararlas”.

 

Igualdad de oportunidades

Algunos han criticado la aceleración académica acusándola de ser una intervención para niños ricos. En cambio, la investigación demuestra que nada puede estar más alejado de la verdad. La aceleración es más beneficiosa para estudiantes que provienen de hogares modestos, porque los padres adinerados pueden brindar a sus hijos oportunidades extra que les presenten un desafío y los adelanten. La aceleración, por tanto, nivela las oportunidades, ya que cualquier costo para la familia o la escuela es mínimo, afirman los autores de este informe.

 

Tipos de aceleración descritas en el Informe Templeton:

  1. Ingreso anticipado al colegio.
  2. Ingreso anticipado a Primaria.
  3. Saltarse grados o cursos.
  4. Progreso continuo.
  5. Enseñanza según el ritmo del estudiante.
  6. Aceleración de materias / Aceleración parcial.
  7. Clases combinadas.
  8. Plan de estudios compactado.
  9. Plan de estudios abreviado.
  10. Mentores.
  11. Programas extracurriculares.
  12. Cursos por correspondencia.
  13. Graduación anticipada.
  14. Inscripción simultánea/dual.
  15. Colocación Avanzada (AP).
  16. Créditos por exámenes.
  17. Aceleración universitaria.
  18. Ingreso anticipado a la escuela secundaria, preparatoria o universidad.

 

Pruebas de que un niño está listo para la aceleración

Todas las clases de aceleración requieren gran capacidad académica. Las puntuaciones de los exámenes y las observaciones de los maestros son pruebas de que un estudiante ha dominado el plan de estudios actual y está listo para enfrentarse a un curso más complejo y a un ritmo más rápido. Pero esta es sólo una de las muchas características que se deben tener en cuenta para decidir si un niño está listo para la aceleración. Los padres y educadores deben pensar también en la motivación, la madurez social y emocional y los intereses del niño.

Los investigadores que realizaron este informe reconocen que la aceleración no es perfecta y en ocasiones no da los resultados esperados. No obstante, achacan las experiencias negativas a una planificación incompleta o actitudes negativas.

 

PARA SABER MÁS:

Fotografía:

Pixabay.com

CC0 Public Domain

Gratis para usos comerciales

No es necesario reconocimiento

 

Comentarios cerrados